Rodaballo

rodaballo resum

Biología y hábitat: El rodaballo (Psetta maxima) es un pez plano, de cuerpo grueso y casi circular, con los dos ojos en el lado izquierdo del cuerpo. En función del entorno su coloración es muy variable, de grisáceo a marrón rojizo en el lado ocular y de color blanco o crema en el lado ciego.

Puede llegar a vivir hasta los 30 años, medir un metro de longitud (siendo las hembras más grandes que los machos) y pesar unos 25 kg, aunque es más frecuente encontrarlo entre los 40 y 50 cm. Los rodaballos alcanzan la madurez sexual entorno los 3 y 5 años de edad, en tallas cercanas a los 15-20 cm en el Mar Báltico, o a los 30-45 cm en el Mar del Norte.

Habita sobre los fondos marinos, entre los 10 y los 200 m de profundidad, donde se alimenta básicamente de peces, aunque también de crustáceos, moluscos, gusanos y otros invertebrados.

Durante los dos primeros años de edad viven cerca de la costa y a medida que crecen se desplazan a mayores profundidades, acercándose de nuevo a la costa durante la época de reproducción que, aunque es variable en función de la latitud, principalmente tiene lugar en invierno y primavera en el Mediterráneo, o bien en primavera y verano en el Atlántico.

Distribución: Se distribuye por el Atlántico noreste, pasando por el Mar Báltico, Mar del Norte, Canal de la Mancha, hasta Marruecos, incluyendo el Mediterráneo y el Mar Negro.

Pesca/Cultivo: Su pesca se lleva a cabo principalmente mediante arrastre, pero también por cerco, líneas y anzuelos y redes de enmalle de fondo. A su vez, el rodaballo forma parte de las capturas accesorias de numerosas pesquerías, y es muy apreciado en la pesca recreativa y submarina.

Aunque la flota española captura rodaballo, la gran parte del rodaballo salvaje que se comercializa en España es importado desde los Países Bajos (la mayoría procedente de las capturas en el Mar del Norte) donde existe una marcada estacionalidad, con máximos durante los meses de verano y principios de otoño.

El resto del rodaballo comercializado en España procede de la acuicultura intensiva. Donde los rodaballos se alimentan a base de piensos durante unos 32 meses, hasta que alcanzan el tamaño comercial de 2 kg. Normalmente en tanques cerrados de hormigón en tierra firme, cerca de la costa. Aunque recientemente, su cultivo también se está llevando a cabo en jaulas en el mar.

A nivel europeo, España produce un 72% del rodaballo de acuicultura (Apromar, 2012), por lo que a su vez existe un importante mercado de exportación de rodaballo cultivado. Galicia es, con diferencia, la comunidad que más rodaballo produce en España (97%).

Comercialización: Se comercializa entero, en filetes o tranchas, generalmente fresco, y en menor medida congelado.

Valor comercial: Alto, en el caso del rodaballo salvaje y Bajo/Medio el procedente de acuicultura.

Tradicionalmente el rodaballo ha sido una especie muy valorada, por lo que se puede catalogar entre los pescados de gran categoría y precio elevado. Aunque hoy día se ha hecho más popular y asequible debido a las aportaciones de la acuicultura, lo que asegura la continuidad de oferta durante todo el año, haciendo bajar los precios.

Posibles confusiones: Para diferenciar si los rodaballos comercializados son salvajes o de cultivo, a parte del precio, nos debemos fijar en la coloración de la piel: los rodaballos procedentes de la acuicultura suelen presentar manchas blancas debido a los defectos de pigmentación.

A su vez, como sucede con el resto de peces planos, sobre esta especie pueden darse muchas confusiones, especialmente cuando se comercializan en filetes o congelados. Peces como las sollas, platijas o fletanes, pueden confundirse y venderse de forma fraudulenta como rodaballo. Puesto que el precio de estas especies suele ser inferior.

Así mismo, pueden darse confusiones con el rombo (Scophthalmus rhombus), también conocido como rémol, y que es biológicamente y morfológicamente muy similar al rodaballo. Aunque su cuerpo es un poco menos redondeado, su color es más oscuro y posee manchas marrones y blancas en la cara ocular. O bien con el rodaballo del Mar Negro (Scophthalmus maeoticus), que presenta en su cara dorsal manchas negras más marcadas que las del rodaballo común.

Cabe destacar que este último, se encuentra fuertemente sobreexplotado. Su población en el Mar Negro se ha reducido a la mitad y los organismos científicos alertan de que si no se toman las medidas adecuadas, el declive de la especie puede alterar el equilibrio de todo el ecosistema.

Impactos y amenazas: Debido a sus propias características biológicas, el rodaballo es una especie vulnerable a la presión pesquera, y además de tener pesquerías dirigidas a su pesca, a menudo forma parte de las capturas accesorias de otras pesquerías. En algunas zonas, la pesca deportiva podría llegar a ejercer una presión importante, resultando así en una elevada presión pesquera que, sumado a la falta de datos sobre el estado de muchas de sus poblaciones, puede conllevar a la sobreexplotación y poner en riesgo a las poblaciones de rodaballo.

Así mismo, cabe destacar que otros peces planos semejantes al rodaballo, como la platija y la solla, pueden registrarse en las estadísticas de pesca bajo el nombre de rodaballo. Dificultando aún más el seguimiento sobre la tendencia de los desembarcos, y las evaluaciones resultantes.

Por otro lado, algunos métodos de pesca utilizados para capturar las especies de fondo pueden resultar especialmente dañinos para el ecosistema, y a su vez podrían estar relacionados con altas tasas de descartes. Esto sucede en algunas zonas con la pesca de arrastre, pero también puede ocurrir con otras técnicas de pesca que en principio son menos dañinas, como el palangre de fondo, puesto que puede conllevar la captura accidental de mamíferos marinos, aves, u otros organismos.

Otro gran impacto es el derivado de su cultivo. Los peces carnívoros como el rodaballo (así como el salmón, dorada, lubina o langostino), se alimentan de productos derivados de peces salvajes. En el caso concreto del rodaballo se necesitan más de 2 kg de peces salvajes para producir 1kg de rodaballo en cultivo. En definitiva, no se disminuye la explotación sobre otras especies de peces, sino que en numerosos casos se incurre a una mayor presión pesquera.

Cabe destacar de igual manera que para abaratar los costes de producción, en los últimos años se está introduciendo en la dieta de estos peces carnívoros cada vez más productos de origen vegetal. Es preocupante la utilización de la soja (en ocasiones transgénica), o la deforestación, derivada para abastecer de materia prima vegetal a los peces criados en granjas, revelando ser un modelo industrial con claras consecuencias ambientales a nivel local y global.

A todo esto, se debe sumar otros impactos derivados de la acuicultura, como son la crianza de peces salvajes fuera de su medio natural y en espacios confinados, la ocupación de la franja marítimo-terrestre por parte de las instalaciones acuícolas, la utilización de antibióticos, o la creación de una nueva fuente de contaminación química y orgánica añadida a un ecosistema litoral ya muy debilitado.

Estado de las poblaciones: En general, y aunque las capturas se han aumentado enormemente en las últimas décadas, destaca la falta de información necesaria para poder evaluar el estado de las poblaciones de rodaballo. Por este motivo, el ICES recomienda, en base al principio de precaución, no incrementar las capturas en la mayoría de las zonas.

En otras zonas, como por ejemplo en el Mar Báltico, se recomienda reducir las capturas, y en el Mar Negro, el ICES advierte que no se debería pescar, puesto que la población está fuera de los límites biológicos de seguridad, hecho que pone en peligro la supervivencia de la especie en la zona.

De manera general, las poblaciones de rodaballo salvaje se encuentran fuertemente explotadas, y en el caladero nacional la información sobre éste recurso es escasa o nula, motivo por el que es necesario aumentar las investigaciones y mejorar la recogida de datos, para poder llevar a cabo una correcta evaluación sobre el estado de sus poblaciones y aplicar las medidas necesarias que permitan una gestión responsable a largo plazo.

¿Sabías qué? En China, la producción acuícola de rodaballo nativo de Europa ha alcanzado un nivel anual de 60.000 toneladas en los últimos años, una cantidad casi siete veces mayor que la producción acuícola total de rodaballo en Europa.

Continuar leyendo Sección IV – Algunas fichas: Lenguado europeo.

• • • •

Para adquirir la guía y acceder a todo su contenido visita la sección Te Quiero.

Ecologistas en Acción agradece la reproducción y divulgación del contenido de este libro siempre que se cite la fuente: Chaparro, L. 2014. Sin mala Espina, Guía de Consumo Responsable de Pescado y Marisco. Ecologistas en Acción. Ed. Libros en Acción.