Tilapia

tilapia resum

Biología y hábitat: La tilapia (Oreochromis niloticus), también conocida como tilapia del Nilo, es un pez de cuerpo comprimido y cuya forma recuerda a los típicos peces de los acuarios. El color de su cuerpo es marrón verdoso y posee una amplia aleta dorsal y una aleta caudal con una serie de bandas concéntricas muy características. En la época reproductiva sus aletas se vuelven de color rojizo.

Es una especie tropical que vive en una gran diversidad de hábitats de agua dulce, ríos, lagos, canales, etc., y se alimenta principalmente de fitoplancton y algas. La tilapia es una especie de crecimiento muy rápido, especialmente los machos que crecen el doble de rápido. Puede llegar a medir 60 cm de largo y pesar unos 4 kg.

Alcanza la madurez sexual a partir de los 18 cm, a los 6 meses de vida, y como curiosidad, cabe destacar que el proceso de reproducción empieza cuando el macho establece un territorio y excava un nido a manera de cráter en el que la hembra desova. Tras la fecundación, la hembra incuba los huevos en la boca y los retiene hasta que éstos eclosionan. De esta forma, los huevos están protegidos frente a los predadores y se asegura una alta supervivencia.

Distribución: Es una especie originaria de África. Su distribución natural va desde los ríos costeros de la parte occidental de África (Nigeria, Gambia, Senegal, Chad) hasta la parte oriental y la desembocadura del Nilo (Egipto, Eritrea, Israel, Kenia, Uganda y Zaire). Pero actualmente su distribución es mucho más amplia, puesto que se ha introducido en más de 90 países cálidos de todo el mundo para producción acuícola.

Pesca/Cultivo: La tilapia se ha pescado tradicionalmente con trampas y trasmallos en su hábitat natural para consumo en las comunidades locales y comercio interior, siendo una de las pesquerías continentales más importantes, pero a pesar de esta gran pesquería, la mayor parte de la producción procede de la acuicultura (con un valor aproximado de 2 millones de toneladas en 2010).

Aunque Oreochromis niloticus es la especie más consumida, existen más de 70 especies diferentes pertenecientes a los géneros Tilapia y Oreochromis. En varios países se cultivan híbridos de estas especies, como por ejemplo cruces de O. niloticus y O. aureus.

En cualquier caso, la tilapia aquí tratada es la especie más extendida y más ampliamente introducida en el mundo. Su éxito en acuicultura se debe a su bajo coste de producción, pues se trata de una especie prácticamente herbívora, de crecimiento muy rápido y sabor apreciado. Según la FAO, en términos de volumen producido, es la especie con mayor mercado y diversificación geográfica, siendo China el principal país productor, seguido por Indonesia y Egipto.

El cultivo de tilapia: La historia del cultivo de la tilapia del Nilo se remonta a más de 4.000 años de antigüedad, con una gran importancia en el consumo local a lo largo de su extensa área de distribución natural. Entre los años 60 y 80, esta especie se introdujo en muchos países. Pasó de Japón a Tailandia y a Filipinas, y desde Costa de Marfil a Brasil y Estados Unidos. En 1978 se introdujo en China, que en la actualidad es el principal productor mundial.

La cría en estanques se desarrolló con el fin de generar alimento a vastos sectores de la población. Pero a partir de los años 70s, gracias al avance tecnológico y al desarrollo de técnicas de reversión sexual mediante hormonas (entre ellas el uso de la testosterona, que sirve para revertir el sexo de las hembras jóvenes), se permitió el cultivo de poblaciones monosexuadas. Como consecuencia, actualmente se comercializan exclusivamente machos, que crecen el doble de rápido que las hembras y así toda la producción tiene la misma talla, hecho que facilita la comercialización y entre otros, se evitan los problemas de sobrepoblación.

Estos avances han convertido a la tilapia en la especie más ampliamente producida, y su cultivo se realiza de multitud de formas, en estanques en tierra, jaulas flotantes, tanques y canales de flujo rápido y sistemas de recirculación. Este último método se utiliza en países templados para poder controlar la temperatura, puesto que la tilapia es una especie tropical que habita en un rango de temperatura de los 14 a 33 º C.

Comercialización: Se comercializa procesada en filetes, congelada o descongelada. En Europa, las importaciones de tilapia proceden mayoritariamente de China, seguido por Vietnam, Taiwán e Indonesia. Pero existen producciones de tilapia certificadas ambientalmente disponibles a la venta en tiendas minoristas de varios países europeos, incluido España.

Posibles confusiones: En el mundo de los filetes las confusiones -incluso fraudes- pueden llegar a ser muy comunes. Para evitarlos es importante fijarse en su color. Los filetes de la tilapia son de color blanco-rosado; los de la perca del Nilo rosados; y los del mero blancos.

Impactos y amenazas: La FAO indica que a pesar de la amplia introducción de tilapia en numerosos países asiáticos, no hay evidencias explicitas que indiquen que la tilapia haya producido graves desastres ambientales, ni se han detectado efectos sobre la biodiversidad. Sin embargo, la UICN ha incluido la tilapia en la lista de las 100 principales especies invasoras del mundo, ya que se encuentra introducida en muchos hábitats tropicales y subtropicales de agua dulce y salobre de 90 países en todos los continentes, a excepción de la Antártida.

De hecho, varios estudios documentan impactos negativos tras la introducción y el cultivo de tilapia, derivados principalmente de su resistencia y elevada tasa de crecimiento, hecho que las convierte en competidores por los recursos con las especies nativas. Su cultivo además, disminuye la calidad de las aguas, a causa de la contaminación por los nutrientes y las heces, y se sospecha que los individuos cultivados pueden transferir parásitos y enfermedades a las poblaciones salvajes.

Cabe destacar que la producción de tilapia en acuicultura, la generalización del uso de híbridos y los consiguientes escapes, accidentales o intencionales, han provocado la pérdida de pureza genética de las poblaciones de tilapia salvajes. En algunos casos se ha llegado a provocar la extinción virtual de la variabilidad genética de las poblaciones naturales, resultando en una gran mezcla genética entre especies y en ocasiones con poblaciones que proceden exclusivamente de la acuicultura.

Relacionado con el consumo, en el caso de la tilapia se podría decir que el principal problema está ligado a su comercialización, pues la huella de carbono producida durante su transporte es muy elevada.

Por todo esto, aunque si bien es cierto que los impactos ambientales varían según la región geográfica y el ecosistema en el que se introduce, el impacto ambiental global causado por el cultivo de tilapia puede llegar a ser considerable, aunque menor a los impactos causados por el cultivo de especies que se sitúan en lo alto de la cadena trófica.

Estado de las poblaciones: La tilapia se considera poco vulnerable a la presión pesquera, debido principalmente a su rápido crecimiento y madurez temprana. Sin embargo, en su zona de distribución original de África y Lago Victoria, las poblaciones están disminuyendo a causa de la sobre-pesca, sobrepoblación humana y depredación por especies introducidas en estos ecosistemas.

¿Sabías qué? La carne de tilapia, aunque posee un valor proteico aceptable, no tiene apenas ácidos grasos Omega 3, ya que su alimentación artificial está basada principalmente en el maíz, y por tanto no posee muchos de los nutrientes que sí ofrecen otras especies de peces salvajes de nuestro litoral.

Otra curiosidad remarcable es que según referencias bíblicas, este fue el pez que -muy posiblemente- Jesucristo multiplicó para alimentar multitudes en el milagro de los panes y los peces en las laderas cercanas al mar de Galilea (lago Tiberíades).

Continuar leyendo Sección IV – Algunas fichas: Bonito.

• • • •

Para adquirir la guía y acceder a todo su contenido visita la sección Te Quiero.

Ecologistas en Acción agradece la reproducción y divulgación del contenido de este libro siempre que se cite la fuente.